top of page
  • Victoria Pérez

¿Necesitas un PBX, PABX o una central telefónica?

En el mundo empresarial, las comunicaciones son fundamentales, y la elección del sistema telefónico adecuado es esencial para una gestión eficiente y efectiva de las llamadas internas y externas. Sin embargo, al iniciar nuestra búsqueda de un sistema de comunicaciones, nos encontramos con términos como PBX, PABX y central telefónica. Pero ¿Sabes realmente cuál es la diferencia entre ellos?


PBX, o Private Branch Exchange, fue el primer término utilizado para nombrar a un sistema telefónico privado o público con capacidad para enrutar las llamadas entrantes y salientes dentro de una organización. Este sistema requería la intervención de un operador para conectar las llamadas y es recordado por la imagen de las señoritas operadoras realizando la labor de conmutación manual de las llamadas en un mar de cables.

Por otro lado, el PABX, o Private Automatic Branch Exchange, es la evolución de un PBX, pero tiene características adicionales, como la capacidad de enrutar automáticamente las llamadas a través de un sistema de marcación por pulsos o por tonos. El PABX es más costoso que un PBX debido a su tecnología de marcación automática, pero es más eficiente en términos de tiempo y recursos.


Por último, la central telefónica es un término más amplio que describe cualquier sistema telefónico que se utiliza para conectar llamadas telefónicas. Desde un sistema manual simple hasta un sistema PABX avanzado, el término se aplica a cualquier sistema de gestión de llamadas. Aunque debemos considerar que hoy en día las centrales telefónicas se han unido al mundo de las redes de datos y se han convertido en lo que llamamos central IP.


El nombre central telefónica no está estandarizado y nos podemos encontrar con variaciones a lo largo del continente, como por ejemplo "planta" en Colombia, "conmutador" en México o "pizarra" en Cuba.


El término PBX solía referirse a un servicio ofrecido por la compañía de telecomunicaciones estatal CNT, que permitía a las empresas enmascarar varios números telefónicos en uno solo. Con este servicio, una empresa con múltiples líneas telefónicas podía publicitar un solo número de "piloto", y las llamadas se enrutarían automáticamente a cualquier línea disponible. Esto facilitaba que los clientes pudieran contactar con la empresa sin tener que recordar o marcar múltiples números de teléfono. Sin embargo, es importante tener en cuenta que esto no era una central telefónica en sí misma, sino más bien un servicio que ofrecía esta funcionalidad.

Entonces, ¿cuál es la similitud entre estos sistemas? Todos ellos se refieren al mismo equipo que cumple la función de administrar y enrutar las llamadas internas y externas en una empresa, por eso suele utilizarse indistintamente estos términos para referirnos a un mismo equipo en la actualidad.


En conclusión, elegir el sistema telefónico adecuado para una empresa depende de su presupuesto y necesidades específicas. Si se desea un sistema más avanzado y eficiente, una central telefónica IP es la opción ideal. Y si se prefiere un sistema más genérico y adaptable a distintos tamaños de empresa, una central telefónica analógica es la elección adecuada. En cualquier caso, la elección debe ser informada y cuidadosamente considerada.

Comments


bottom of page